A continuación os desglosamos las declaraciones de un combatiente de Hayat Tahrir al-Sham (Frente de Liberación del Levante – HTS), el principal brazo de al-Qaeda en Siria.

El yihadista, que responde al nombre de Walid Ahmad al-Ali Waldat Rasmiya, nacido en 1993, es originario de la localidad homsí de Tal Tahab. Según dice, se unió a Jabhat al-Nusra (ahora HTS) por dinero, concretamente por el salario mensual que pagaban. 

Según cuenta, se empezó a interesar “por la causa” de la oposición yendo a mítines contra el gobierno. No fue hasta 2014 cuando se unió a Jabhat al-Nusra (luego Jabhat Fateh al-Sham y ahora HTS, siempre teniendo al-Qaeda como principal organización en su seno) definitivamente. Entonces le dieron un rifle automático y su labor hasta 2018 consistía en labores de comunicación, traducción… 

Walid Ahmad al-Ali Waldat Rasmiya operaba en Homs, pero cuando las fuerzas gubernamentales recuperaron la ciudad y la región, Tahrir al-Sham se negó a participar en los Acuerdos de Reconciliación Nacional, por lo que decidieron ser evacuados hacia Idlib. 

En Idlib recibió la formación necesaria para el combate en un campamento. Los instructores eran turcos. Uno de ellos respondía al alias Ada Abu al-Iman, pero del segundo desconoce el nombre. Tras finalizar su formación, volvió al frente. 

En Idlib sus tareas contra el Ejército Árabe Sirio consistían en “organizar la interacción en el frente”. Durante esa etapa. Tahrir al-Sham preparó un ataque químico de sarín con el objetivo de culpar del mismo al ejército sirio (no se llegó a realizar).

El yihadista fue capturado durante los enfrentamientos con el ejército sirio en ‘Tel Hatra’ (Idlib). La orden que tenía era que, en caso de retirada, debían huir a través de las posiciones turcas más cercanas para después reorganizarse en territorio controlado por Hayat Tahrir al-Sham. 

 


Traducción realizada por Boyan Tsonev

 



¿Quieres que podamos seguir compartiendo este tipo de contenidos? Puedes apoyarnos aquí