El gobierno danés anunció la semana un acuerdo junto con el Partido Popular para adoptar nuevas reglas que faciliten quitarle la nacionalidad a los yihadistas y a sus hijos aunque hayan nacido en el extranjero.


 

Según Stojberg “sus padres [yihadistas] le han dado la espalda a Dinamarca. No hay ningún motivo para que sus hijos se conviertan en ciudadanos daneses” por tanto quienes tengan doble nacionalidad y viajen a otros países para luchar con organizaciones terroristas se les podrá quitar la nacionalidad de forma administrativa sin necesidad de un sentencia de un tribunal.

“Estas personas han ido a participar a una guerra contra la democracia, la libertad y todo lo que Dinamarca defiende. No tienen sitio en Dinamarca”, señaló en un comunicado la ministra de Integración, Inger Støjberg.

Dinamarca vuelve a la polémica después de que el pasado 20 de diciembre aprobasen utilizar un islote usado anteriormente como laboratorio de investigación de enfermedades infecciosas, para destinar a los inmigrantes que no puedan deportar o que cuyas solicitudes de asilo se rechacen.

Facebook
Facebook
Twitter