Si el edén está en la tierra, sin ninguna duda es Damasco. Y si está en el cielo, tal ciudad lo emula y con el rivaliza. Así hablaba el explorador Ibn Battuta de Damasco, una ciudad que a pesar de la guerra, no acepta someterse y se erige bella, imponente y gallarda...

leer más