Entrevistamos a supervivientes de Fua y Kefraya que sufrieron uno de los atentados más salvajes de al-Qaeda en Siria. Cuando estaban siendo evacuados, varios rebeldes se inmolaron junto a los autobuses. El objetivo eran los niños. El cómplice, Turquía.

Facebook
Facebook
Twitter