La armada maltesa ha recuperado el control del petrolero Hiblu I que secuestraron los propios migrantes a los que había rescatado cuando navegaban a la deriva en el mediterráneo. 


 

Los marineros turcos del barco con bandera de Palau rescataron la noche anterior a 108 migrantes, entre ellos 12 menores, a la deriva provenientes de Libia. Cuando éstos se dieron cuenta de que iban a ser devueltos el país africano de acuerdo a la normativa marítima internacional, un grupo de los rescatados -cuyo número todavía se desconoce- decidió hacerse con el control del petrolero para virar su rumbo hacia Europa.

A primera hora de la mañana la armada de Malta asaltó la nave y se hizo con el control de la misma. 

La organización humanitaria que opera en el Mediterráneo Saving Humans ha pedido que los 108 migrantes sean acogidos en Malta como refugiados. El Ministro del Interior italiano Matteo Salvini sin embargo, ha declarado que “no son náufragos sino piratas”. 

Facebook
Facebook
Twitter