Cuerpos de rescate y voluntarios han hallado una fosa común en la ciudad siria de Al Raqqa con más de 1.500 cadáveres civiles en su interior, según ha informado hoy el diario Al Watan.

Yamal al Aizi (responsable del sindicato médico en la ciudad) ha declarado que los civiles murieron por los ataques “de la coalición americana” que tuvieron lugar en octubre del año 2017 para expulsar al autodenominado Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) de la ciudad aunque hasta el momento no hay nada confirmado.

 

 

Un año después de la derrota de ISIS de su auto-denominada capital, Raqqa continúa prácticamente en ruinas. Por su parte, EEUU no ha admitido muertes civiles ni ha ayudado a la reconstrucción de la ciudad según denunció el 15 de octubre Amnistía Internacional.

Facebook
Facebook
Twitter