Ha llegado el domingo y ya no hay Juego de Tronos pero aquí te dejamos algunas recomendaciones para calmar la abstinencia.


 

Si necesitas recuperarte del bajón, lo mejor es que veas Lawrence de Arabia. Al menos disfrutarás de una buena clase de historia en el mismo tiempo que los guionistas de Juego de Tronos destrozaron la serie entera. Aunque existen perspectivas diametralmente opuestas sobre la figura de T. E. Lawrence, esta película ayuda a comprender el origen de países que hoy conocemos como Siria, Irak, Jordania o Arabia Saudí. Una fotografía espectacular, una banda sonora como las hay pocas y un reparto de diez; en definitiva, un peliculón en toda regla.

 

 

En caso de que Lawrence de Arabia se te quede un poco anticuada te recomendamos que salgas a la calle y te hagas con un ejemplar de Dune, de Frank Herbert. Esta saga de libros de ciencia ficción te conectará con la realidad actual a través de rencillas y juegos políticos y religiosos interestelares. También puedes ver la adaptación que David Lynch hizo para la gran pantalla o la mini-serie Los hijos de Dune, para la cadena Sci-fi, pero ya sabes lo que dicen: es mejor el libro que la película.

Ahora bien, si lo que te apetece es tirarte en la cama y comer techo pensando en el trágico final de tu serie favorita o simplemente quieres procrastinar, te recomendamos que abras Spotify y escuches a Hamlet Gonashvili. Este georgiano te susurrará al oído hasta que entres en trance y te haga sentir que tu tarde de domingo ha merecido mucho la pena.

 

Facebook
Facebook
Twitter